Hola a todos. Soy Natalia, hermana de Rafael, propietario de los apartamentos turísticos Puente la Yedra. Desde marzo de 2019 me ocupo de la gestión de reservas y comunicación con los clientes de los apartamentos turísticos Puente la Yedra. A partir de hoy inicio la aventura de contaros cosas interesantes del pueblo y su maravilloso entorno a través de este blog. Empezaré por contaros como fue mi primer encuentro con Apartamentos Puente la Yedra en Navarrevisca

Como ya explicó Rafael, este proyecto surgió desde las ganas de compartir este espacio. Además de con nuestros familiares y amigos, ampliarlo a familiares de los vecinos de Navarrevisca y cualquier otro viajero que desee pasar unos días de calma y desconexión disfrutando del maravilloso entorno en el que están ubicados.

Desde 2017 gestionamos también un hotel rural y restaurante con una gran terraza-jardín en la Sierra de Madrid llamado Los Corrales de Soto, en Soto del Real. Después de una larga temporada de trabajo sin mucho tiempo para descansar, necesitaba un respiro. Decidí junto con mi marido, hacer una escapada de fin de semana a los apartamentos Puente la Yedra. En ellos mi hermano, familiares y amigos habían puesto ilusión y mucho trabajo. Le brindaron su apoyo en el acondicionamiento, equipados con taladros, destornilladores, máquinas de coser y mucha ilusión.

Así fue mi encuentro con Apartamentos Puente La Yedra y con Navarrevisca

Llegamos por la tarde y Shirley, la encantadora “ama de llaves”, estaba esperándonos para darnos la bienvenida. Nos alojamos en el apartamento Fresno y todo fue perfecto desde que llegamos. La calefacción encendida hacía el ambiente muy acogedor y calentito. Y aunque no nos sorprendió, ya se que mi hermano es muy detallista, nos encantó encontrar unas patatas fritas y cerveza fría en la nevera. Además había leche, café y bollos para el desayuno. También algún refresco y agua ¡incluso chuches en la mesilla! Esto no era por nosotros, son los detalles de bienvenida que encuentran siempre los huéspedes, para que su llegada sea lo más grata posible.

Salimos a dar una vuelta para conocer el pueblo. Entramos a tomar algo en “Casa Canillas” uno de los bares de la plaza, regentado por 2 hermanos encantadores y atentos, recuerdo unas riquísimas tostas de anchoas con tomate y de atún con pimientos que nos supieron a gloria. En este corto paseo por el pueblo ya pudimos constatar la amabilidad y tranquilidad de la gente de Navarrevisca.

Dormimos plácidamente, en total silencio y tranquilidad. Por la mañana, con el café, leí los folletos de información turística de la zona que Rafa deja en los apartamentos. Descubrimos que había una red de senderos dentro del propio término municipal, con muy buena pinta y diferente longitud y dificultad. Lo que más me llamó la atención fue que esta red de senderos había sido creada, señalizada y seguía siendo mantenida por una asociación de vecinos del pueblo llamada “Los altruistas”. Esto constató totalmente mi impresión de la tarde anterior, los vecinos de Navarrevisca son especiales. En un próximo artículo trataré de ahondar más en el trabajo de esta asociación que merece admiración y respeto.

Después de recorrer una de las rutas más sencillas, circular de unas 2 horas, volvimos al pueblo. Esta vez a comer “Donde Maritere” mujer y cocinera excepcional que por desgracia para nosotros y suerte para ella hace unas semanas decidió descansar, después de muchos años dedicada a la hostelería, por lo que actualmente el restaurante está cerrado. Comimos unas riquísimas patatas machaconas y un cocido que nos reconfortó cuerpo y alma. En la charla de sobremesa, con el café, le trasmitimos cuanto nos estaba encantando el pueblo y su entorno. Ella insistió en que no podíamos irnos sin conocer lo que llaman “La Junta”, lugar donde se encuentra la Garganta Fernandina con el río Alberche. Verdaderamente un paraje espectacular.

Nuestro encuentro con Apartamentos turísticos Puente la Yedra sobrepasó nuestras expectativas. Descansamos y disfrutamos mucho tanto de la estancia como del pueblo

Ahora, además de haber hecho alguna escapada más, adoro los días de trabajo en los que tengo que llevarle algo de intendencia a Shirley, revisar que todo esté en orden, o cualquier excusa para acercarme hasta allí. Disfrutando del viaje a través del puerto de Navalmoral con sus impresionantes vistas de la Sierra de Gredos. Cuando pasas Burgohondo, empieza una carretera de montaña estrecha, que invita a conducir lentamente para poder contemplar la belleza del paisaje, sobre todo en mi época preferida, otoño.

AGRADECIMIENTOS Y DESPEDIDA

Por hoy nada más solamente dar las gracias a Rafa, por brindarme la oportunidad de realizar un trabajo tan gratificante, a Shirley por cuidar de los apartamentos con el mismo cariño y atención con el que lo haríamos nosotros, a los clientes que han ido pasando por Fresno, Castaño, Encina, Higuera o Haya y que han hecho posible que el proyecto crezca y siga adelante. A Maritere y a sus hermanos siempre dispuestos y disponibles para ayudarnos en lo que necesitemos, y en general a todos los vecinos de Navarrevisca por su gran acogida, su amabilidad, y su amor por el pueblo, su entorno y tradiciones.

Hotel Los Corrales de Soto

- Un lugar mágico en la Sierra de Guadarrama -